¡Herman@!

Dios ya conoce tu problema. Has orado una y otra vez por esa petición que tanto te hace sufrir, pero ¡basta!, Papá ya sabe de lo que tenemos necesidad y ahora nuestra oración debe ir enfocada a una preparación espiritual. Te invito a que seas parte de este ejército y revises todo el material que hay en este Blog. Dios te bendiga.

Oración de Salvación

* Debes doblar tus rodillas y decirlo en voz alta sinceramente*

Padre Santo, soy un pecador y necesito que me perdones. Creo y estoy consciente de que Jesucristo, Tu Hijo Amado derramó su sangre preciosa y murió por mis pecados. Ya no quiero seguir así, quiero que Jesús more en mi corazón y que juntos comencemos una vida nueva. Amén.

lunes, 10 de enero de 2011

DIOS NO TIENE LA CULPA

Hay veces en que la vida va muy mal y queramos o no, siempre buscamos a un culpable. Los que no creen en la existencia de Dios, piensan que la vida es cruel y/o que las personas que le rodean, son lo peor. No son pocos los que asumen que todos sus problemas son porque Dios ha permitido que ocurran.

De hecho, no es raro escuchar a las personas preguntar: Si Dios es tan bueno como dicen, entonces ¿por qué permite que pasen estas cosas malas en el mundo? y sin siquiera examinarse ellos mismos, concluyen que Dios es malo o que no tiene suficiente poder para evitar los problemas. Pero quien piensa así, está equivocado.

Echemos un vistazo al principio de todo este dilema.

En primer lugar:
Dios es un ser no creado del universo, es decir, siempre fue, es y será. Por esto mismo, Él y sólo Él es absolutamente perfecto. Tiene mente, emociones y voluntad perfectas, por ende, no puede escoger el mal ni mucho menos pecar.

Ahora bien, los seres humanos somos seres imperfectos, porque Dios no puede crearse a sí mismo. Dios sólo crea seres inferiores a Él, por lo tanto, aunque gastemos una vida entera buscando la perfección, no lo lograremos. Si aceptamos a Jesús como nuestro Salvador, sólo tendremos la garantía de dejarle nuestras vidas en sus manos y que Él nos eche una mano.

Ahora bien, la Palabra de Dios dice que somos creados a imagen y semejanza de Él y muchos piensan que eso no es cierto, porque sino, no nos equivocaríamos ni seríamos pecadores. Pero las Escrituras no mienten.

Cuando Dios habla de que fuimos creados a su imagen y semejanza, es porque Él nos permitió tener mente, emociones y voluntad semejantes a las suyas. Somos libres de pensar, sentir y elegir por nuestra propia cuenta.

Por este motivo, Dios no creó seres que sólo hicieran el bien, porque sino sería una especie de "hipnotizador supremo" el cual sólo daría órdenes para que sus criaturas las cumplieran inconscientemente bajo hipnosis.

En síntesis, somos libres y Dios nos permitió escoger y tomar nuestras propias decisiones y nos dio dos caminos: o elegimos seguir los deleites de este mundo, pasarlo bien emborrachándonos, teniendo relaciones ilícitas, etc. pero después no reclamemos que algo salió mal y que nos sentimos vacíos, porque Dios no nos obligó a hacer ninguna de estas cosas Ó escogemos seguir a Dios y nos negamos a nosotros mismos para poder salvar nuestras almas y Dios tendrá que respondernos sí o sí, porque decidimos seguir Su voluntad.

Con todo esto, sin duda muchos seguirán los caminos de este mundo y no tomarán a Dios en cuenta para nada, mientras que otros, sí habrán escogido a Dios, pero igual se quejan de que sufren desgracias y miserias.

¿POR QUÉ ME PASA ESTO SI YO ELEGÍ A DIOS Y SE SUPONE QUE ME TIENE QUE IR BIEN EN TODO?


Cuidado con engañarse. Dios cumple sus promesas para con sus hijos, pero siempre y cuando uno camine en santidad, es decir, haga las cosas como corresponden y deje el pecado de lado para siempre. Sin embargo, somos humanos, caemos y nos equivocamos seguido, entonces debemos pedir PERDÓN y ARREPENTIRNOS de corazón de lo que hicimos para que Dios obre misericordia.

No obstante, el cristiano siempre va a tener luchas y pruebas. Dios mismo dijo que este camino no era fácil y que sólo de los VALIENTES ES EL REINO DE LOS CIELOS. ¿Acaso iba a ser fácil entrar a la vida eterna, en donde tendremos todo y ya no habrá que trabajar más por ello?.

Obviamente no, el galardón es demasiado grande para que un "tibio" (que está entre que sí y no) lo pueda obtener. O somos o no somos y ahí está el dilema.

Nos da vergüenza lo que nos digan los amigos, lo que puedan decir de nosotros, a esta carne le encanta tener relaciones sexuales ilícitas, andar en fiestas, drogas, etc. pero ahí está el precio. Dios no envió su Hijo Unigénito a morir porque sí no más. Lo envió para que los gentiles (es decir, todo aquel que no es judío) también pudiera obtener la salvación. Porque recordemos que Dios escogió a Israel como su pueblo preferido, pero no porque era el más espectacular, sino porque el más miserable y susceptible.

Pero volvamos a las quejas contra Dios. Si somos cristianos y vivimos una desgracia inmensa, miramos hacia arriba y decimos: pero Señor, si yo te sirvo, ¿por qué permitiste que esto me ocurriera?... mira este otro como se porta y nada malo le pasa y yo que vivo sirviéndote, ¿por qué dejas que el mal me toque?

En muchas partes del mundo se debe escuchar esta queja, pero examinémonos. Podemos ser cristianos que viven orando, ayunando y clamando, pero ¿dejamos de odiar a esa persona que nos cae mal?, ¿perdonamos al que habló mal de nosotros?, ¿nos portamos realmente bien como Dios manda?.

El ser cristiano no sólo basta con asistir a la iglesia y orar. Quienes son padres, deben corregir a sus hijos y aunque a veces uno no quiera, si es necesario corregir con "varilla" para que entienda, hay que hacerlo para no sufrir más. Ahora muchos padres se quejan de que sus hijos están mal, siendo que son cristianos íntegros, pero ¿realmente estuvieron pendiente de los pasos de ellos?. Los padres no pueden hacer que nada ven y decir "Dios te dejo todo en tus manos". Los hijos son prestados y los padres TIENEN la obligación de criarlos bien y castigarlos cuando hagan mal.

Los jóvenes también son muy buenos para quejarse con Dios, pero muy pocos se dan cuenta de sus errores. Hay jóvenes que oran y van a la iglesia siempre, pero resulta que les gusta andar de relación en relación sentimental y después se quejan que algo malo les pasó.

Pero Dios TODO LO VE. Y cuando el cristiano hace algo indebido, el Espíritu Santo se aparta y por ende, esa persona después comete errores tras errores y se sigue quejando de que Dios es malo e incluso se enojan con Él.


Pero... ¿oramos cuando los sentimientos comenzaron a aparecer? (siguiendo el ejemplo de las relaciones sentimentales), ¿le preguntamos a Dios si realmente convenía o no?. Lo más seguro es que no y si se hizo, fue una oración pequeña no más y punto.

Todo cuesta sacrificio y trabajo y frente a todo, hay que tener paciencia y templanza. Pedir los frutos del Espíritu.

Debemos consagrarnos más y cuando notemos que ya nos empezamos a desviar, no debemos tardar en doblar nuestras rodillas y contarle a Dios la situación.

Haciendo esto, Dios evitará males irreparables. Pruebas habrán, porque Dios nos hace crecer espiritualmente para poder estar capacitados para recibir la bendición. Dios sabe hasta donde podemos resistir y no nos echará más carga encima de la que podamos llevar.

Lo importante es crear un vínculo cercano con Dios, pedirle que sea nuestro amigo y guíe nuestros pasos, porque con Dios lo tenemos todo. Si nos tocan y nos hacen algo malo, sólo basta con orar y decirle a Dios: Señor, me hicieron esto y esto otro, yo no haré nada, pero hazme justicia. Y DIOS LO HARÁ, porque Él mismo ha dicho: mía es la venganza, yo pagaré.

Examinémonos y no nos pasemos la vida entera culpando a Dios, porque Él nos dio libre albedrío para todo y somos nosotros mismos los que buscamos los problemas.

Busquemos a Dios mientras puede ser hallado. Cada vez queda menos para que Jesucristo regrese en Gloria y Majestad. Reconcíliate con Dios y hagan las pases, mira que no sabes cuando la muerte puede pasar por tu alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada